En septiembre de 1947 se refunda el C.D. Jerez, con el nombre de Jerez Club Deportivo, compitiendo en la categoría Regional y logrando el ascenso a Tercera División, que sin embargo quedó invalidado por el ministro de Deportes, General Moscardó a favor del equipo España de Tánger, según comunicado al club por “alto interés nacional”.

La consecuencia es que el equipo tuvo que volver a competir en la misma categoría en la campaña de 1948/49, consiguiendo otra vez el ascenso a Tercera, que esta vez si fue validado por la Federación Española de Fútbol. Entrenaba al equipo Celestino Lasa.

Así pues será la temporada de 1949/50 la primera que jugará la institución en categoría nacional, quedando encuadrado en el Grupo V, junto a clubes cómo Rtvo. Huelva, R. Betis, Ceuta, Melilla, Cádiz, Jaén, Badajoz…, pese a la fortaliza de sus rivales y la bisoñez del Xerez, el equipo terminó en séptima posición.

En esta década de los años cuarenta, destacaron jugadores cómo Falete, Ricardo, Blandino, Jiménez, Gómez, Pepurri, Sierra, Ventura, Pombo, Maritalay o Machín, pero especialmente es destacable la figura del jerezano Pepe Agar, futbolista que pertenció al club desde su fundación hasta la temporada 53/54 y que al menos jugó 178 partidos de Liga, siendo además el máximo realizador hasta el momento del Xerez Club Deportivo, con 90 goles, aunque al faltar algunas alineaciones de los dos primero años es posible que jugara algún partido más y que hiciera más tantos.

 

DECADA DE LOS CINCUENTA

Al cuarto año de militar en Tercera División, en la temporada de 1952/53, el Xerez C.D. logra su primer ascenso a Segunda División, en una temporada muy complicada, en la que se llegó a la última jornada con la necesidad de al menos empatar en Tánger, ante el España, su máximo rival por el título y con el ascenso directo en juego. En el estadio Marshan se adelataron los locales, hasta que un centro de Urrea, lo recogió Perera, quien salvó la entrada de un defensa, para posteriormente batir al meta tangerino Abdelkader. El equipo azulino era dirigido por Ventura Martínez.

Cinco temporadas consecutivas jugó la entidad en el Grupo II de Segunda División, hasta la de 1957/58, donde se llegó en una dramática última jornada hasta Sevilla, para enfrentarse al R. Betis, equipo que ya no se jugaba nada, al haber logrado el ascenso a Primera División. Una victoría e incluso un empate hubieran bastado para mantener la categoria, pero los del béticos no tuvieron piedad de los azulinos y vencieron por tres a cero.

Así pues en la campaña 58/59 el Xerez quedaba encuadrado en el Grupo XII de Tercera División, terminando subcampeón, lo que representaba tener que jugar una promoción de ascenso a Segunda y enfrentarse al subcampeón de otro grupo de la misma categoría, que fue el Villarrobledo, al que eliminó con facilidad. El último obtaculo era el enfrentamiento ante el C.D. Badajoz, equipo que defendía su plaza de Segunda División. En el primer partido jugado en el Domecq, el marcador no llegó a moverse, mientras que en El Vivero, los locales lograron la permanencia al vencer por cuatro a cero.

Se cierra está década de los años cincuenta cómo campeón del Grupo XII, por lo que esta vez le bastaba con vencer al campeón de otro grupo para ascender directamente a Segunda. En el sorteo no tuvo suerte el Xerez, al que le tocó el campeón del Grupo XI, el C.D. Málaga, con el que perdió en el Domecq, por cero a dos, en el primer partido y por uno a cero en La Rosaleda, quedandose otra vez sin el tan ansiado ascenso a la categoría de Plata.

En está decada destacaron los futbolistas cómo Portugués, Álvarez, Ledesma, Andreu, Rivero, Zuppo, Antonio Domínguez, Manuel Domínguez, Aguado, Areta, Cortés, , García Verdugo, Corcuera, Guerrero, Sorarrain, Pedrito, Turón, González, Amaro, Moix, Esparza, Araujo, Garay, Mauri, Ojeda, Rebellón, Balier, Beascoechea o Peiró.

Sin embargo, la gran figura del equipo seria Rafa Verdú, aquí nos encontramos ante otro de los mitos del xerecismo, por su calidad sobre el terreno de juego y fuera de él. Estuvo en el Xerez C.D., un total de siete temporadas en dos etapas distintas, la primera duró cuatro años, desde la de 1953/54, hasta la de 1956/57, con el equipo en Segunda División. Regresaría ya en Tercera para jugar tres campañas más desde la de 1959/60, hasta la de 1961/62. Una lesión de tibia y peroné jugando contra el Ayamonte en ese último año le obligó a dejar el fútbol. En la temporada 1962/63 se tuvo que hacer cargo del equipo, al ser cesado el entrenador Luis de Miguel, en la décima jornada de Liga. En la temporada de 1996/97, siendo presidente del club Pedro Pacheco, volvió en calidad de consejero. Con la llegada de Luis Oliver al Xerez se le nombró presidente de honor. En total jugó 131 partidos de Liga y marcó 10 goles.

Por último destacar que en esta década se disputó por primera vez el Trofeo de La Vendimia, el segundo torneo veraniego más antiguo de España, tras el Teresa Herrera. La primera edición se disputó el 7 de septiembre de 1952, teniendo cómo adversario al F.C. Barcelona, que se llevó la Copa para la ciudad Condal.

 

DECADA DE LOS SESENTA

Comienza la década con el Xerez cómo subcampeón de su grupo de Tercera División, lo que le obligó a jugar la promoción de ascenso con el Constancia de Inca, al que eliminó tras perder primero en Baleares, ganar en Jerez y en el encuentro de desempate disputado en Sevilla, volver a lograr la victoria. En la siguiente ronda venció al Villarrobledo en el Domecq, pero perdió en tierras manchegas, cayendo eliminado por la diferencia de goles.

En la campaña de 1961/62 nuevamente terminaría como subcampeón y esta vez su primer rival en la promoción fue el Racing de Ferrol, al que eliminó, cayendo en segunda ronda ante el Real Avilés.

La siguiente temporada se rozó el descenso a Regional, pero en la 63/64 el equipo regresó a los puestos altos y terminó otra vez subcampeón. Esta vez su primer rival fue el Toledo, con el que no tuvo problemas, pero en la siguiente el Extremadura eliminaría al Xerez.

Un año más tarde terminó como campeón y su rival en la lucha por el ascenso a Segunda fue el Rayo Vallecano, perdiendo en Madrid por cuatro a dos y venciendo en Jerez por dos a uno, por lo que una vez más se quedaba a las puertas del ascenso.

En agosto de 1964 el entonces presidente don Pablo Porro, solicitó a la Federación el cambio de nombre de Jerez C.D., a Xerez Club Deportivo.

El regreso a Segunda División llegó en la temporada 66/67, con Manuel Alfaro “Manolete”, cómo entrenador. Tras terminar campeón de Tercera, se enfrentó en la eliminatoria de ascenso primero con el Orense, al que eliminó en un tercer partido de desempate. En la segunda le tocó la U.D. Salamanca, perdiendo por dos a uno en el primer encuentro y venciendo por tres a uno en Jerez.

Ese año hubo reestructuración de la Segunda División, donde hasta entonces existían dos grupos y para la siguiente campaña se quedaría en sólo uno, lo que provocó que casi la mitad de los equipos de cada grupo descendieran a Tercera. El Xerez hizo una buena temporada, pero acabó en el puesto doce, lo que en esa temporada suponía un nuevo descenso.

Las tres siguientes temporadas el Xerez las jugaría en el Grupo VII de Tercera División.

En esta década destacaron futbolistas cómo Ucelay, Murgado, Mayoral, Silvestre, Vega, Carreño, José Luis, Miguel, Ortega, Durán, Valero, Alias, Beato, Castro, Serrano, Canario, Bailaro, Romero, Prieto, Gerardo, Aramendi, Causanilles, Villita, Villegas, Velasco, Violeta, Antonio Benítez, Parra, Manolo Benítez, Madariaga, Víctor, Pepín, Ravelo y Vera Palmer.

Destacamos especialmente a José Benito Yañiz “Goñi”, estuvo en el club un total de nueve temporadas, desde la de 1963/64, hasta la de 1971/72. El isleño jugó en todas las posiciones posibles incluida la de portero y llegó a dirigir un partido de la Copa de Andalucía ante el Málaga como entrenador, al no poder hacerlo Villalonga. Al año de dejar el Xerez y faltándole días para cumplir 33 años, mientras trabajaba en las Bodegas Palomino y Vergara, sufrió un desvanecimiento, llegando cadáver a la residencia sanitaria Primo de Rivera. Se le distinguió con la insignia de oro del club. En total jugó 241 partidos y marcó 40 goles. Es el primer futbolista que superó los 200 partidos con la camiseta azulina en partidos de Liga.

 

DECADA DE LOS SETENTA

No pudo ser mejor el comienzo de los años setenta, pues en la temporada de 1970/71 el equipo que entrenaba Pepe Valera, terminaba campeón de Tercera División, en el Grupo IV, gracias al empate logrado en Badajoz en la última jornada, lo que fue suficiente para que su máximo rival el Cartagena no pudiera adelantarle.

Sin embargo, el pase por la categoría de Plata fue fugaz, ya que pese a que el equipo no hizo una mala primera parte del campeonato, en la segunda vuelta las cosas no le rodaron bien y terminó penúltimo, descendiendo nuevamente a Tercera División.

Para la temporada 77/78 se creaba una nueva categoría llamada Segunda B, así que había que terminar entre los diez primeros para aspirar a esa nueva división y el Xerez acabó la campaña 76/77 en octava posición.

Las tres siguientes temporadas el Xerez las jugaría en Segunda B, donde por aquel entonces sólo existían dos grupos quedando encuadrado en el segundo.

Entre los muchos y buenos jugadores que vistieron la camiseta azulina esta década destacaron especialmente Del Pozo, Viqueira, Julito, Zárate, García, Rafa, Matías, Domínguez, Jiménez, Román, Juan Garrido, Piñero, Monterde, Alfonso, Acuña, Rojas, Félix, Galán, Juanma López, Baby Acosta, Álvaro, Martín, Choquet, Ballesteros, Sarmiento, Carbonell, David Vidal, González, Dieguito, Trasante, Perdigones, Javi, Alex, Miguel Ángel, Cabral y Manolo Ruiz.

Sin embargo, si hubo un futbolista que destacó por encima de todos ese fue Eloy Angulo Sivianes, Eloy es uno de los jugadores con más talentos surgidos de la cantera azulina. Pepe Valera lo trajo desde Camas para que se hiciera en el Plata, dando el salto al primer equipo donde jugó dos temporadas seguidas, las de 1974/75 y 75/76, siendo traspasado al Valencia antes de acabar este segundo año. Tras pasar por varios equipos regresó nuevamente al Xerez, para jugar tres años más, desde la 80/81, hasta la 82/83, siendo una de las piezas fundamentales para el ascenso con Dunai de entrenador en la 81/82. Su última campaña en el Xerez no la terminó, fue alejado del equipo por enfrentarse a sus compañeros. En total jugó 107 partidos y marcó 46 goles.

 

DECADA DE LOS OCHENTA

El primer gran éxito de esta década llegó en la temporada de 1981/82 cuando el Xerez dirigido por el húngaro Antal Dunai, logró el campeonato en el Grupo II de Segunda B, al vencer en al última jornada por dos a cero al Gimnastic de Tarragona, con dos goles de Eloy.

Nuevamente el Xerez volvió a pecar de inexperiencia en Segunda y terminaría penúltimo por delante del Córdoba, con lo que el equipo regresaba a Segunda B, al terminao de la temporada 82/83.

La campaña 85/86 comenzó con un encierro en el estadio Domecq de la plantilla que duró 25 días por problemas económicos. Pero terminó con el ascenso a Segunda División, con una plantilla dirigida por Moncho y compuesta principalmente por jugadores de la cantera xerecista. De nuevo el ascenso matemático llegó gracias a la victoria sobre el Ceuta por uno a cero en la última jornada, tanto logrado por Poyato.

En esta ocasión el Xerez volvió a realizar una mala temporada en Segunda División, acabando último clasificado, pero una nueva reestructuración del fútbol español, permitió que ese año no hubiera descensos a Segunda B.

La entidad se preparó mucho mejor para las siguientes temporadas armando un buen equipo que rozó en algunas ocasiones los puestos de promoción de ascenso a Primera División, especialmente en la temporada 87/88.

En la campaña de 1988/89 el Xerez C.D. se trasladaba del viejo estadio Domecq, al nuevo de Chapín, la que será a partir de ese momento su nueva casa. La década la terminó el Xerez jugando en Segunda División.

En esta década son de reseñar futbolistas cómo Rivas, Mansilla, Suárez, Queco, Torres, Francis, Recio, Juanito, Carlos, Pozo, Valencia, Fontana, Juan Antonio, Adolfo, Osma, Núñez, Juanito Moreno, Poyato, Boro, Botubot, Juanjo, Fabregat, Martín Sáez, Cortés, Orbegozo, Fernández, Eizmendi, Fernando Román, Miguel Ángel Rondán, Mesa, Reces, Cakic, Nannini y Commisso.

Pero especialmente se recuerda la figura de Dante Adrián Sanabría, para muchos aficionados xerecistas, Sanabria ha sido el mejor jugador que ha vestido la camiseta azulina. Futbolista de gran clase, genial en su juego en el uno contra uno, se ganó con sus diabluras sobre el césped del Domecq el corazón de todos los aficionados. Estuvo dos temporadas en el Xerez C.D., las de 1987/88 y 88/89. Una lesión de rodilla le obligó a dejar el fútbol con treinta años. En total jugó 57 partidos y marcó 23 goles.

 

DECADA DE LOS NOVENTA

La década comenzó con un nuevo descenso a Segunda B., tras cinco temporadas consecutivas en Segunda, el Xerez terminaba la temporada 90/91 cómo colista, cerrando unos de los ciclos más brillantes de la entidad.

En la siguiente campaña el club se convirtió en Sociedad Anónima Deportiva, con Helio Huarte como presidente y José Enrique Díaz de entrenador y una plantilla con buenos jugadores, pero el equipo terminó octavo clasificado.

Con Delfín Álvarez en el banquillo un año después el equipo se clasificó para la Liguilla de ascenso, al terminar como segundo clasificado. La liguilla se compuso con los equipos del Elche, Leganés y Palencia, siendo el conjunto madrileño el que finalmente lograría el ascenso.

No sería hasta la temporada 96/97 cuando el Xerez lograría un nuevo ascenso a Segunda, esta vez con Carlos Orúe como técnico y con un equipo compuesto por muchos canteranos. Nuevamente acabó en segundo lugar en la Liga y en la liguilla se tuvo que ver las caras con el Sporting de Gijón B, Lemona y especialmente la U.D. At. Gramanet, con la que se jugó en la última jornada el ascenso, venciendo en Chapín por uno a cero, gol de Fernando Román.

Una vez más el paso por segunda fue decepcionante, con Orúe como entrenador, al que le susitituyó Felipe Mesones, quien no fue capaz lograr la salvación, terminando el equipo cómo penúltimo clasificado, por encima sólo del Levante.

La década se cerró con una nueva clasificación para la Liguilla de ascenso, después de acabar tercer clasificado. Los rivales fueron el Hércules de Alicante, Universidad de Las Palmas y R. Zaragoza B., siendo en esta ocasión el equipo canario el que se llevó el premio.

Son en estos diez años destacados futbolistas Paco Peña, Javi Peña, Andrés, Villaran, Morillas, San Román, López, Rafa, Jose, Chicha, Manolo, Óscar Fernández, Juan Pedro, Quini, Zafra, Puche, López Ramos, Raúl Molina, Cobos, González, Fernando Niño, Ignacio, Romerito, Galán, Timpani, Méndez, Pepichi Torres, Daudi, Armindo, Sousa, Paquete Higuera, Diego, Francis, Güiza, Canito, Pineda, Viqueira, Mendoza, Jesule y Pato.

Sin duda alguna el más importante fue Jesús Mendoza, quien es otra de las grandes leyendas del xerecismo, siendo uno de los mejores laterales que ha tenido el club en toda su historia, pudiendo hacerlo por ambas bandas. Llegó al Xerez C.D., en la temporada 1999/00, jugando un total de catorce campañas, hasta la de 2012/13, por lo que es el futbolista que más años ha estado en la entidad azulina. Tiene en su haber dos ascensos, uno a Segunda División y otro a Primera División.  En total jugó 459 partidos, siendo el jugador que más veces ha vestido la camisola azulina en encuentros oficiales y marcó 12 goles.

 

SIGLO XXI

El nuevo siglo no pudo comenzar mejor, con un equipo que comenzó entrenando Luis Miguel Gail y terminó dirigiendo Máximo Hernández, se logró un nuevo ascenso a Segunda División, al terminar tercer clasificado en la Liga e imponerse en la Liguilla de ascenso a los equipos de la Cultural Leonesa, U.D. At. Gramanet y Toledo.

Con el pretexto de la remodelación para los juegos ecuetres del estadio Chapín, el ayuntamiento quiso enviar al equipo al estadio de La Juventud, pero el presidente xerecista Luis Oliver, prefirió jugar en El Palmar, de Sanlúcar de Barrameda, aunque a mediados de temporada y con unos arreglos importantes en La Juventud, el equipo regresó a Jerez para jugar prácticamente la segunda vuelta. El conjunto dirigido por Berd Schuster, hizo una gran campaña, estando clasificado durante casi toda la primera vuelta en primera o segunda posición. Sin embargo, en las últimas jornada se fue perdiendo fuelle y acabó cuarto clasificado. Al año siguiente el Xerez regresó a su casa, el estadio Chapín.

Algo parecido le ocurrió en la temporada 2005/06 con Lucas Alcaraz en el banquillo. El Xerez acabó como campeón de invierno y llegó a tener una importante ventaja sobre el cuarto clasificado, ventaja que lapidó en la segunda vuelta, terminando en séptima posición.

La temporada 2007/08, fue realmente dura, la comenzó Miguel Ángel Rondán en el banquillo, quien fue sutituido por Casuco, que tampoco logró mejores resultados. La llegada al banquillo de Boquerón Esteban, obró el milagro y el equipo logró en la última jornada al vencer al Elche por uno a cero, salvar los muebles. Hay que destacar en esta temporada, la gran campaña realizada por Yordi, que logró el primer “Pichichi”, para un futbolista azulino por primera vez en su historia en Segunda División, al realizar veinte goles.

Pero sin duda alguna, lo mejor llegaría en la temporada 2008/09, cuando el equipo logró terminar como campeón de Segunda División y lograr por primera vez el ascenso a Primera División. No resultó nada fácil y se tuvieron que hacer números impresionantes para conseguir el objetivo, nada más y nada menos que ochenta y un puntos. En la retina de todos los aficionados azulinos quedará para la historia aquel 13 de junio de 2009, cuando el Xerez derrotaba al Huesca y tocaba la gloria, con goles de Vicente Moreno y Carlos Calvo.

La temporada en Primera División, fue realmente dura, la comenzó Cuco Ziganda, dirigiendo al equipo, pero sus malos resultaron le llevaron a la destitución en enero, siendo sustituido por Néstor Gorosito. La llegada del técnico argentino casi obra el milagro de la salvación, quizás le faltó haber llegado un par de semanas antes para conseguirlo. Pese a todo el equipo llegó a la última jornada con opciones de salvación, para ello se debía ganar en Pamplona a Osasuna, y que el Valencia venciera en Mestalla al Tenerife, tal y como sucedió, además de que el Barcelona que dependía de si mismo para lograr el campeonato derrotara el Valladolid en el Nou Camp, cosa que también se cumplió. El único que falló fue el Real Madrid, que llegaba a Málaga dependiendo por un lado de imponerse al conjunto local y que el Barcelona no ganara, para ganar la Liga, sin embargos los merengues no pasaron del empate, lo que llevó a que los xerecistas bajaran un tanto los brazos y también empataran en Navarra.

La entidad entró en concurso de acreedores en la siguiente temporadas, siendo dirigido por Administradores Concursales, nombrados por la justicia y con Javi López cómo entrenador, realizando una discreta campaña.

En la temporada 2012/13 el Xerez cierra el mejor ciclo de su historía, con el descenso a Segunda B, tras una pésima campaña realizada primero por Esteban Vigo, que empeoró el técnico Carlos Ríos.

En agosto de 2013 la LFP y la AFE anuncian el descenso del equipo a Tercera División por impagos. Además el Ayuntamiento de la ciudad le da la espalda al equipo y lo expulsa de su estadio de Chapín, para tener que jugar en las instalaciones de La Granja. Esta inesperada decisión provoca cambios en la planificación de técnicos y jugadores, por lo que el equipo comienza la competición sin hacer ni pretemporada, e incorporando futbolistas con la competición ya comenzada. Tras un mal comienzo el equipo logró reponerse, pero en el mercado de invierno, la plantilla se desmorona por la falta de pagos y la entidad tendrá que recurir a jugadores muy jóvenes y tirar incluso de muchos juveniles para completar sus alineaciones, esa falta de experiencia provocó una mala segunda vuelta y un nuevo descenso, esta vez a Primera Andaluza.

En este siglo destacaron futbolistas como Ortíz, Katxorro, Calle, Cañizares, Cubillo, Mena, Rubiales, Pendín, Mora, Zárate, Gerard, Unánua, Catalá, Julio Iglesias, Pedro Ríos, Camuñas, Geijo, Chema, Yordi, Arruabarrena, Abel Aguilar, Antoñito, Momo, Aythami, Alex Bergantiños, Mario Bermejo, Brian Sarmiento, Armenteros, Leandro Gioda, Renan, Víctor Sánchez, Keita, Capi, Héctor Font, José Mari, Lombán, Raúl Cámara, Cordero, Tati Maldonado, Álvaro Rey e Iván Aguilar.

Sin embargo, hay que destacar la figura de Vicente Moreno, con once temporadas visitiendo la camiseta del Xerez C.D., desde la 2000/01, hasta la 2010/11, es el segundo fútbolista que más partidos de Liga ha jugado con el Xerez, superando los 400. Por tal motivo y por su profesionalidad en el terreno de juego, tiene la insignia de oro y brillantes del club, pasando a formar parte de la leyenda azulina. Posee dos ascensos con el Xerez, uno a Segunda División y otro a Primera División. Una vez retirado pasó a ocupar el banquillo azulino como ayudante de Merino, al que sustituyó cuando fue cesado. En total jugó 412 partidos oficiales y marcó 19 goles.