El Xerez Club Deportivo cerrará este domingo su periplo liguero visitando al Ciudad de Lucena. Las bajas de Fran Sánchez, Sergio Narváez y Antonio Quirós han condicionado una última lista de convocados en la que la principal novedad es la presencia del guardameta juvenil Antonio De La Rosa.

El canterano atendió a los medios de comunicación oficiales y se mostró «tremendamente contento por poder viajar esta semana con mis compañeros después de tantos entrenamientos. Trabajo día a día al máximo tanto en el juvenil como en el primer equipo para disfrutar de experiencias así. La ilusión para mí es mayor, ya que soy xerecista desde pequeño».  No esconde la ilusión que atesora con el hecho de poder disputar algunos minutos oficiales, hecho para el que «me siento preparado y me colma de ilusión».

La oportunidad de entrenar en el primer equipo ha sido totalmente gratificante para nuestro juvenil. Reconoce que «es un premio aprender de Eli, Fran y Lutzardo. Eli ha sido un gran apoyo para mí durante esta temporada y aprender de dos porteros tan competitivos como los que tenemos es un verdadero privilegio. He mejorado muchísimo gracias a la ayuda de Fran, lo cual es de agradecer por parte de un guardameta con una trayectoria tan reconocida».

De La Rosa ha vivido una temporada muy especial. Al hecho de entrenar simultáneamente a las órdenes de Jesús Maraver y con los futbolistas de la primera plantilla, se le suma el hecho de las pruebas de entrenamiento que tuvo el honor de realizar en clubes de la talla de la Real Sociedad y el Sevilla FC. «Fue una experiencia maravillosa de la que me llevo un gran recuerdo. Era increíble entrenar en unas instalaciones como las de Zubieta, vivir una semana como un auténtico profesional y poder entrenar con jugadores internacionales en categorías inferiores. Semanas después pude repetir con el Sevilla y también fue un auténtico honor».

Antonio ha vivido en primera persona ese resurgir que atraviesa la cantera del Xerez Club Deportivo de la mano de Afición Xerecista, quien ha vuelto a nutrir de vitalidad los escalafones inferiores del club. Reciéntemente tuvo lugar un acto de homenaje en La Granja para los integrantes de todas las secciones canteranas, realizándose una foto de familia con el primer equipo. «Fue un acto muy emotivo, sobre todo por el reconocimiento al campeonato logrado por el prebenjamín, donde juega mi hermano Dani. Ese título demuestra que se está sentando una buena base para el futuro».

Para finalizar, el joven cancerbero comenta sus impresiones de una temporada que roza su fin y aclara la premisa con la que se viaja a Lucena. «Considero que se ha hecho un buen papel y todos los compañeros han dado el máximo, pero el fútbol no siempre es justo a nivel de resultados. Vamos a intentar hacernos con estos últimos puntos para terminar la temporada de la mejor manera posible y darle una satisfacción a nuestra fiel afición».