El equipo juvenil del Xerez Club Deportivo se enfrentaba al Villamartín en el Fernández Marchán de Guadalcacín, su principal perseguidor en la tabla.

Los pupilos de Rafa Ochoa salieron más enchufados al partido, con ganas de adueñarse del balón y de generar ocasiones. Pero la sólida defensa visitante impedió que el marcador se moviera en la primera mitad.

La tónica seguía siendo la misma tras la reanudación, los locales llevaban el peso del partido pero no lograba inaugurar el electrónico.
Hasta que en la finalización del partido, después de un error xerecista en el centro del campo y con una fenomenal contra, los visitantes marcaron el definitivo 0-1 que dejaba a los locales muy tocados y sin apenas margen de reacción.