Pedro Carrión, uno de los nombres propios de la victoria del equipo en Algeciras, se mostraba tremendamente feliz por volver a sumar tres puntos al casillero xerecista. “Nadie daba un duro por nosotros. Hemos trabajado durante toda la semana sin entrenador, pero con muchísimas ganas e ilusión. Sabemos que los que estamos aquí somos los que tenemos que mirar por esto, nadie va a venir a ayudarnos, al contrario, tenemos muchísima gente en contra. Nuestra tarea es sacar esto adelante en el ámbito deportivo”.

“En anteriores partidos estábamos bajando los brazos cuando nos veíamos por debajo y haciéndonos autenticas sangrías. Sabíamos que aunque encajáramos algún gol teníamos que seguir igual porque con el 1-0 sigues metido en el partido y puedes sacar cualquier cosa. No íbamos a consentir que nos golearan otra vez, seguimos competiendo y esperando nuestro momento, finalmente hemos sido premiados.”

El triunfo supone “un paso de gigante en nuestras aspiraciones por mantener la categoría. Hubiera sido un mazazo anímico volver a perder, sabíamos que iba a ser complicado pero no podíamos permitirnos acumular tantas derrotas”. El delantero malagueño, al igual que el resto de sus compañeros, se dejó el alma en cada balón que jugó, acto digno de alabar a sus 40 años de edad. “En esa última carrera sacas fuerzas de donde no las hay, se te pasa por la cabeza todo el sufrimiento que llevamos. En la situación en la que estamos es complicado centrarse en lo deportivo, que es lo que debemos hacer”.

La plantilla ya encara el próximo duelo ante la Lebrijana, otro encuentro que se antoja muy complicado. “Buena parte de la salvación pasa por sacar los partidos que disputemos en casa. Como no tenemos campo fijo tuvimos que jugar en “El Palmar” la semana pasada y se nos dio regular. Se está trabajando para que podamos jugar de una vez en el mismo sitio. Ahora estamos entrenando regularmente en Nueva Jarilla  y así evitamos tener que desplazarnos de un lugar a otro”.