El fútbol es impredecible, que no se pueda presagiar nada con total firmeza es lo que hace que este sea el deporte rey. Al margen de cualquier contexto en el que se llegue al choque lo que verdaderamente importa es el balón. En la tarde de de hoy los xerecistas demostraron una vez más que sus insaciables ganas de hacer lo que mejor saben, jugar al fútbol, van por encima de cualquier tipo de objeción que se les pueda presentar en el día a día.

La tarea era más que complicada. El Algeciras, conocedor de que su rival más inmediato había caído derrotado, el Cádiz B, afrontaba el duelo con más ganas aún si cabe de hacerse con los tres puntos para recortar distancias con los gaditanos. Ese ímpetu de querer conseguir el triunfo se vio reflejado nada más comenzar el partido. En el 3´, Moussa, tras una buena internada por la banda izquierda, se veía las caras con un David Zamora que tuvo que sacar el balón con el pie al más puro estilo balonmano. Acto seguido, un pase entre líneas de Tano a Ito, que resolvío con una espléndida vaselina, significó el primer tanto local. 

El gol no hizo más que avivar el fuego albirrojo y las ocasiones se sucedían una tras otra. En el 14´, Alberto buscó la rosca tras un recorte y el balón se marcharía cerca de la escuadra.

Tras un primer cuarto de hora de total asedio local, el ritmo del partido decayó a la par que el Xerez empezaba a controlar más la pelota. La primera vez que los azulinos, que vestían hoy de verde, se asomaron por el área local sería en el 23´ con un centro de Carrión que José Vega remató muy desviado.

A pesar de no ser tan asfixiantes, las llegadas locales eran peligro puro cada vez que se producían. Tano probaría suerte con un chut desde fuera del área en el 31´ que salió muy cerca del póster. Apenas un minuto después, Alberto del Río tendría que intervenir para despejar bajo palos el cabezazo de Iván en un córner.

El Xerez Club Deportivo aguantó las embestidas rivales y esperó su momento para golpear, pero cuando lo hizo dejó prácticamente K.O. a toda la parroquia algecirista. En el 40´, un pase de unos 40 metros de Javi encontró la cabeza de un Pedro Carrión que se aprovechó de la salida en falso de Romero para poner la igualada.

Y cuando prácticamente estaba cumplida la primera mitad llegaría el auténtico jarro de agua fría en las gradas del Nuevo Mirador. José Vega robaría el balón en el vértice del área contraria y se asociaría con Javi, que no se lo pensó dos veces a la hora de disparar desde la frontal y colocar el esférico en la escuadra inferior de la portería.

El conjunto local saldría en la segunda parte con la clara consigna de lanzarse al ataque para conseguir darle la vuelta al choque. En el 49´,  un centro-chut de Ito se topó con la cruceta. El balón salió rechazado y se paseó por toda la línea de gol antes de que la zaga jerezana despejara el cuero.

Zamora tendría que emplearse a fondo para repeler el tiro de Pablo Castro y evitar que la jugada personal de Alberto finalizara en gol. Pero, sin duda alguna, la más clara local llegaría en el 70´ en un libre indirecto dentro del área por una supuesta retención del balón. Alberto le pegó con el alma nada más recibir y prácticamente “in extremis” metería la pierna Juan Benítez para evitar un gol que ya se cantaba en las gradas.

El Algeciras, sobreacelerado conforme pasaban los minutos, adelantó considerablemente sus líneas volcándose al ataque; hecho que el Xerez aprovechó para asestar algún que otro contragolpe que pudo dejar el encuentro visto para sentencia. Pedro Carrión, tras una recuperación, estuvo a punto de hacer uno de los goles del año con un tiro desde más de 30 metros que sacó Romero con la yema de los dedos. En el 86´, Juan Benítez finalizó una contra con un tiro que se cruzó en exceso.

Los xerecistas tiraron de garra y oficio para defenderse como gato panza arriba en los instantes finales. Finalmente el colegiado daría por concluido el encuentro desatando la euforia en un banquillo xerecista que de una vez por todas ve recompensado todo el sacrificio llevado a cabo en estos complicados momentos donde la incertidumbre es máxima.

Tres puntos que suponen una dosis necesaria de ilusión y optimismo para encarar el exigente tramo liguero de la segunda vuelta. El primer paso para la salvación.

FICHA TÉCNICA:

ALGECIRAS CLUB DE FÚTBOL (1): Romero; Máiquez, Pablo de Castro, Salas (m.53, Ayala), Siles, Ernesto, Moussa, Alberto, Iván (m.65, Solferino), Tano (m.61, Mané), Ito.

XEREZ CLUB DEPORTIVO (2): Zamora; Eladio, Chato, Ángel, Guerrero, Javi, Javi Falcón (m.83, Quirós), Alberto, Pedro Carrión, Juanma Marchante (m.72, Juanma Aguilar) y José Vega (m.54, Juan Benítez).

GOLES: 1-0 (m.5, Ito); 1-1 (m.40, Pedro Carrión); 1-2 (m.45, Javi).

ÁRBITRO: Hidalgo Márquez, (Sevilla). Amonestó a los jugadores locales Ernesto e Ito y a los xerecistas Ángel, Zamora, Pedro Carrión y Juan Benítez.

Crónica de Carlos López.