Vicente Vargas comentaba que el partido del domingo será bastante complicado. “Acabamos de salir de unas fiestas y quizás puede pasar un poco de factura. Además, no hemos podido entrenar ni un solo día en el mismo tipo de superficie en la que vamos a jugar. Y por todos es sabido los problemas que estamos teniendo con la salida de los jugadores.”

Al técnico jerezano le preocupa también la buena racha en la que el Ciudad de Lucena terminó el año. “Cuando arrancamos eran de los favoritos por presupuesto e inversión, no consiguieron asentarse y en estos meses han hecho una serie de cambios y se han ido haciendo mucho más fuertes.”

Una vez más los focos están puestos en los problemas extradeportivos.  “Se va gente importante del equipo y se hace aún más difícil. Habrá que seguir trabajando e intentar desbloquear los derechos federativos por todas las maneras. Buscaremos a gente joven que quiera venir y trabajaremos para intentar salvar la categoría. Habrá que cambiar el esquema que estaba planteado desde un principio.”

“Casi todos los equipos se refuerzan, sin embargo, nosotros comenzamos la temporada con veintidós fichas y en la actualidad tenemos dieciocho. La relación que mantengo con el vestuario es bastante buena pero es lógico que estén intranquilos, ellos no entienden bien la situación.”