Antonio Quirós ha sido el último futbolista en entrar al club de jugadores centenarios del Xerez Club Deportivo.

El lateral está viviendo su cuarta temporada con la elástica azulina, todo este tiempo le ha servido para ganarse a una afición que contempla orgullosa el pundonor y la garra que muestra el “Chino” en cada partido.

El propio jugador quiso atendernos y compartir sus propias sensaciones.

-¿Qué supone para ti superar los 100 partidos con la camiseta del Xerez Club Deportivo?

Como futbolista y aficionado que soy desde pequeño es lo máximo. Jugar cien partidos con la elástica xerecista no está al alcance de muchos aficionados, el 100% de ellos pagaría lo que fuera por cumplir lo que he cumplido.

-¿Cómo recuerdas tu debut?

Como ninguno, se me pone la piel de gallina. Saltar al campo con la camiseta del Xerez es una de las cosas más especiales que me ha podido pasar en el mundo del fútbol.

-¿Qué significa para ti defender este escudo?

Todo un honor, lo máximo a lo que podía aspirar. Es imposible explicarlo con palabras, hay que sentirlo.

-Eres uno de los capitanes de la plantilla, saltar al campo con el brazalete… ¿es una motivación extra o te añade presión?

Soy capitán desde que llegué, los compañeros confiaron en mí al igual que en otros como Barragán, Isra y Alberto. De cualquier modo dentro del campo están los veteranos, que se les tiene respeto, aunque seas capitán sabes que ellos están ahí y van a llevar la voz cantante.

Con el brazalete puesto sientes ambas cosas, un poco de presión y también motivación. Pero a fin de cuentas llevar la camiseta del Xerez ya supone bastante presión como para pensar también en el brazalete.

-Un gol especial.

El que le marqué al Cartaya. Fue el primer partido que jugamos en Chapín después de mucho tiempo. Recibí el balón en medio del campo, me libré de tres o cuatro contrarios, recorté y la puse al primer palo. Ese gol no lo puedo olvidar, no tanto por como fue sino por la celebración. Me señalé el escudo y dije mirando a la grada que el equipo tenía que jugar allí, en su casa.

-Mejor momento vivido.

El partido del ascenso en Lora no lo olvidaré jamás, aunque lo pasé bastante mal porque venía de una lesión y no me tocó jugar.

-Sueño que te quede por cumplir.

Como futbolista intentar ascender a Segunda División “B”. Como aficionado ver al Xerez de nuevo en Segunda o en Primera, el lugar donde donde merece estar.

-¿Cómo afrontáis la vuelta a Chapín?

Sabemos como es el Cádiz “B”,  son niños jóvenes que vendrán con muchas ganas, a fin de cuentas es un derbi y se suma todo. A nosotros Chapín nos va a motivar aún más.

Yo no les tengo miedo, confío en mis compañeros y creo que podemos plantarles cara. Tenemos el plus de la veteranía, que nos puede aportar mucho, jugadores que han estado en Segunda “B” e incluso algunos en Segunda. Personalmente afronto el partido con muchas ganas, la semana pasada tuve que parar y estos días me estoy empleando a fondo en los entrenamientos porque tengo muchísimas ganas de volver a jugar.

-Un mensaje a la afición.

 Decirles que jamás se rindan, si realmente nos duele este escudo no podemos abandonarlo jamás. Quiero darles las gracias por estar con nosotros y no faltar nunca. No puedo dejar pasar la oportunidad de agradecer también el apoyo de toda mi familia: mi padre, madre, hermana, mujer, sobrino…, todos mis familiares que siempre vienen a verme. Dedico esto a ellos, se lo merecen igual que yo.