Vicente Vargas expresaba que sus hombres “habían salido a ganar, no sabemos jugar de otra manera, este equipo no está hecho para defender. A veces nos salen las cosas y otras no.”

El guion del partido cambió a raíz de la temprana expulsión. “Creo que el partido ha sido un toma y daca hasta la expulsión, que ha desnivelado el encuentro.”                                                                                                                                                                                    “Tenemos que seguir trabajando, no hay otra. Sabéis que veníamos con seis bajas. El equipo ha estado bien en el segundo tiempo, metiendo al Arcos en su campo y presionando arriba, los otros goles nos han venido a la contra.”

“Yo siempre he dicho que estoy a disposición del club. Me encuentro fuerte, creo que el equipo tiene demasiada presión encima y muchos problemas. Hoy lo hemos visto, solo estábamos con 16 jugadores, no teníamos delantero y para colmo se nos lesiona, el portero también hemos tenido que cambiarlo condicionando de esta manera el último cambio. Muchísimas cosas que nos están sucediendo, esperemos que esto cambie en algún momento.”

A partir de este momento hay que intentar levantar el ánimo de la plantilla y enchufarse de cara al próximo compromiso liguero. El entrenador xerecista argumentaba que ” sigue trabajando, ahora hay que tener más fuerza que nunca, aunque es verdad que un 4-0 duele. Tenemos muchos problemas, pero no hay que achacárselos a nadie, hemos perdido y ya está. Yo estoy muy tranquilo con mi trabajo, tengo la conciencia muy tránquila.”